Beneficios del tamarindo

El tamarindo

El tamarindo es un árbol leguminoso que crece en climas tropicales. Su pulpa es ideal para tomar como jugo y hacer mermelada.

El tamarindo es un árbol que crece en los climas tropicales. Es propio de África sin embargo las condiciones meteorológicas han propiciado que pueda cultivarse asimismo en el sur de Asia y en México. Sin embargo, es en la India donde más se utiliza dado que el cultivo fue bastante satisfecho en ese país y sus habitantes aprovecharon al máximo este alimento, produciéndolo a cualquier tipo de plato, desde usarlo como condimento hasta usarlo con él un postre.

Vitamina del tamarindo 

El tamarindo aporta una gran cantidad de  vitaminas y minerales.

  • Ácido fólico
  • Vitamina B1
  • Vitamina B2
  • Vitamina B3
  • Vitamina B6
  • Vitamina B9
  • Vitamina A
  • Vitamina C
  • Vitamina E

También presenta una serie de sales minerales como el sodio, el fósforo, el hierro, el magnesio, zinc, el potasio, el calcio y el cobre con todo este aporte de vitaminas y minerales permite que al ser consumida aporte grandes beneficios para la salud.

Jugo de tamarindo

Beneficios del jugo del tamarindo 

Es un diurético natural

Beber  jugo de tamarindo por la mañana combatirá la molestia eficazmente. También es efectivo para bajar de peso.

Ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre

Además puede disminuir el riesgo de padecer diabetes, ya que nivela el azúcar en la sangre.

Previene las enfermedades crónicas

Gracias a su alto grado de antioxidantes, el jugo de tamarindo neutraliza los radicales libres y evita cualquier padecimiento cancerígeno.

Reduce la inflamación

Reduce el dolor e inflamación de las articulaciones, músculos, estómago y vasos sanguíneos, gracias a que estimula la circulación.

El árbol de tamarindo

El árbol del tamarindo tiene una vida más adecuadamente larga, es de crecimiento medio y follaje espeso. Sobrevive correctamente a la sequía y puede desarrollarse en la totalidad de los materiales del suelo. Forma del tamaindo. El fruto suele medir de 12 a 15 centímetros, es marrón, de cáscara dura y la vaina, que normalmente contiene de una a seis semillas, no se abre fácilmente. Su fruto igualmente es llamado tamarindo y es deseado por su paladar dulce sin embargo picante y sus propiedades saludables. Su gusto puede resultar demasiado fuerte para ciertos paladares, por eso, aunque los más aficionados pueden comerlo solo es normal mezclarlo con azúcar o diluirlo para ocultar su retumbante sabor.

La pulpa del tamarindo

La pulpa del tamarindo se usa muy frecuentemente como mermelada o jarabe para acompañar a los postres y para su exquisito jugo. Su componente ácido resulta ideal para marinar la carne, dejándola más tierna y suculenta durante el momento de espera. En algunos países es típica el “agua de tamarindo”, una bebida refrescante hecha a base de la pulpa de esta fruta.

Beneficios del tamarindo

El tamarindo es un fruto enormemente completo que aporta alimento y energía a aquel lo consume. Por cada 100g el tamarindo contiene 239 kcal , 62,5kg carbohidratos, 0,6g de grasa y 2,8g de proteinas. Entre sus minerales están el hierro, el potasio, el sodio, el calcio, el magnesio, el zinc y el fosforo y sus vitaminas podemos encontrar Vitamina B, Vitamina C y Vitamina E.

Ademas que tiene propiedades beneficiosas par los diabeticos y recomendable para personas con problemas de hígado.

Origen del tamarindo

El origen del tamarindo es el Africa tropical, particularmente de Sudán, creciendo hasta nuestros días, pero podríamos afirmar que asimismo es un árbol originario en todos los países que abarca desde Omán y Yemen incluso Cabo Verde. Desde el continente africano se extendió hasta Asia meridional, pensando que pudo ser a través de la ayuda del hombre y se sigue cultivando en esta zona desde miles de años antiguamente de la Era Cristiana. Hoy lo podemos encontrar distribuido por todas las zonas de los trópicos. El tamarindo se introdujo por el Sur América a través de los conquistadores españoles y portugueses en el siglo Xvi llegando a utilizarlo hasta hoy, de hecho es en México y Centro América adonde encontramos los máximos productores y consumidores del tamarindo.

El árbol ha sido durante mucho tiempo naturalizado en las Indias Orientales y las ínsulas del Pacífico. Uno de los primeros árboles de tamarindo en Hawai fue plantado en 1797. El tamarindo apareció en la América tropical, las Bermudas, las Bahamas y las Antillas mucho antes.

En todas las regiones tropicales y casi tropicales, incluyendo el sur de la Florida, se cultiva como árbol de sombra y frutal, a lo largo de los bordes de las vías y en parques y patios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *